Depresión: Síntomas, Causas y Tratamientos

¿Qué es la Depresión?

Este trastorno emocional, es una manera de expresión del dolor, la cual se manifiesta mediante síntomas tanto psíquicos como somáticos, lo que significa que para el diágnostico y tratamiento de la depresión es de suma importancia tener en cuenta y valorar el entorno del individuo.

El ataque o trastorno de depresión, no es solo sentirse “triste”, sino que es una enfermedad clínica severa. La cual, si no es tratada, a largo plazo pueden interferir con su vita cotidiana.

Es un trastorno del estado de ánimo, que lleva a la persona a un estado de decaimiento y resignación tanto psicológica como biológica del individuo.

Se manifiesta a través de diferentes y variados síntomas, que van desde tristeza, desinterés, autoestima en disminución, pérdida del apetito, astenia, alteraciones del sueño, hasta períodos de insomnio y somnolencia.

Depresión

Causas

La depresión es un trastorno asociado al cerebro.

Existen diversas causas, donde interactúan factores genéticos como también biológicos, psicológicos y ambientales.

La depresión puede comenzar a cualquier edad, aunque suele mostrar sus primeros inicios en la juventud o adolescencia. Aunque es mas común éste trastorno en las mujeres, cada año aumenta el porcentaje de hombres que también lo padecen.

Eventos negativos como por ejemplo, la pérdida un trabajo, de un ser querido, tener alguna enfermedad grave, o hasta encontrarse bajo estrés por largos períodos, se consideran disparadores del trastorno de la depresión.

Aunque a veces la depresión o la angustia pueden aparecer de manera espontánea, y el individuo no logra asociarlo a ningún evento o causa.

Los factores genéticos y hasta los cambios hormonales, también influyen y contribuyen al desarrollo o persistencia de la depresión.

La combinación de éstos factores que nombramos, podría llegar a producir modificaciones en nuestro cerebro, lo cual llevaría a tener dificultades de adaptación a diferentes eventos (tanto internos como externos) contribuyendo así, a que aparezcan síntomas depresivos.

Síntomas

Tenes que decirte que no todas las personas que tienen enfermedades del índole depresivas, padecen los mismos síntomas, ya que la gravedad, duración o frecuencia de los mismos puede variar según el individuo.

Entre los síntomas de la depresión, se destacan:

  • Sentimientos de soledad, ansiedad, tristeza
  • Irritabilidad con frecuencia, inquietud
  • Interés escaso por actividades
  • Debilidad, fatiga, cansancio, falta de energía
  • Imposibilidad de lograr concentración
  • Sentimientos de culpa e impotencia
  • Dificultad al dormir o insomnio
  • Sentimientos de desesperanza o desánimo
  • Pensamientos de índole suicida.
  • Dolores y malestares continuos (de cabeza, digestivos, cólicos)

Tratamientos

El trastorno de depresión, hasta en casos de alto nivel de gravedad, es significativamente tratable.

Como muchas enfermedades, mientras mas pronto se haga un diagnóstico del trastorno o enfermedad, mas pronto se podrá comenzar con el tratamiento correspondiente, lo cual hace que el mismo tenga mayores probabilidades de efectividad.

Lo primero que te aconsejamos siempre, es acudir a tu médico de confianza.

Tratamiento farmacológico

El tratamiento farmacológico en la depresión, suele limitarse sólo a cuadros de moderados a graves.

Si el signo indicado por el especialista, es depresión leve, no suele tratarse con medicación, ya que puede traer más riesgos que beneficios para la salud del paciente.

Únicamente, éste tipo de tratamiento, se recomienda en el caso que otras terapias hallan fallado, o bien si existen trastornos psicológicos asociados o hasta un historial previo.

Tratamiento Psicoterápico

En el tratamiento de éste trastorno, las terapias que se utilizan con mayor frecuencia son la terapia cognitivo-conductual y la psicoterapia interpersonal.

Éstos tratamiento ayudan a las personas a modificar sus estilos de vida, sus pensamientos y comportamientos negativos (los cuales pueden colaborar a la depresión), mediante la práctica de nuevas maneras de pensar y de comportase en el día a día.

¿Soy una persona depresiva?

El siguiente video muestra en resumidos acontecimientos, como actúa una persona que padece un trastorno de depresión, la cual afecta su vida cotidiana en gran medida:

Tipos de depresión

Psicótica

La depresión Psicótica es un tipo de depresión en la cual los síntomas y tratamientos difieren del trastorno depresivo mayor.

Quienes la padecen, experimentan variados síntomas como ideación delirante (delirios), alteraciones sensoperceptivas (alucinaciones). Éstas últimas por parte, suelen ser menos frecuentes que los delirios, aunque pueden presentarse en casos de niveles mas graves.

En cambio, las alucinaciones auditivas, son comunes mas frecuentemente. Por ejemplo, escuchar voces que tienen como objetivo desvalorizar al individuo, criticar sus decisiones, o hasta incitarlos al suicidio.

Leve

Para lograr establecer un diagnóstico de “depresión leve”, se debe al menos poder observar dos a tres de los síntomas de la depresión

Este tipo de trastorno leve, es muy frecuente en la actualidad y en el mundo en el cual vivimos, por lo que entonces, podría afectar a cualquiera.

Hay que tener en cuenta, que éste tipo de depresión leve, no debe superar los 4 síntomas, ya que si se rebasa dicho límite, ya estaríamos refiriéndonos de un tipo de depresión más severa.

Crónica

Cuando hablamos de depresión crónica, hablamos de los mismos síntomas de una depresión pero se manifiestan en repetidas ocaciones.  Lo cual significa que la persona pasa por varios y reiterativos episodios depresivos, al contrario de lo que sucede con la depresión severa.

La depresión crónica, forma parte de los tipos de la depresión, aunque es conocido en menor medida.

Distimia

La distimia, es menos grave que la depresión mayor. Es unipolar, ya que no incluye síntomas maníacos, aunque interfiere en el funcionamiento habitual y el bienestar del individuo.

Podemos hacer una comparación entre distimia y una depresión leve, pero la diferencia es que el entorno depresivo, no llega a dominar todos los aspectos de la vida de la persona.

Básicamente lo que diferencia la Distimia de otros tipos, es que podemos llegar a tener días en los cuales nos sentimos bien. Por lo tanto, para poder establecer un diagnóstico, el individuo no necesariamente debe sentirse mal todos los días, pero sí más a menudo depresivo que bien.

Maníaca

Este tipo de trastorno, se denomina además como “Trastorno bipolar”, ya que combina el estado de depresión con estados de manía y existen altibajos extremos.

El trastorno bipolar, es una patología seria, y no se debe confundir con un estado de inestabilidad emocional en el sujeto.

El tratamiento es diferente al tratamiento de una depresión, y en ciertos casos requiere de estabilizadores del humor.