Ataque de Ira: ¿Como controlar? Síntomas y tratamientos

ataquesde_ira

¿Qué es un ataque de ira?

El enojo es una emoción cotidiana y normal en todos los individuos de la sociedad, aunque no lo sea el ataque de ira.

Las personas sienten enfado en variadas circunstancias de la vida, desde si perciben que han sido objetivo de un desprecio o groseria, hasta cuando se les impide o les produce dificultad poder lograr sus objetivos.

Como consecuencia, el individuo se siente enojado o enfadado, cuando se siente provocado por algo que él percibe como sinónimo de ofensa para sí, los suyos o hasta terceras personas.

En los ataques de ira, existe entonces una emoción que se adueña del individuo y hace que por unos segundos o minutos pierda totalmente el control de sí mismo. Lo cual lleva a hacer o decir cosas que normalmente no hubieras echo o dicho.

Como se manifiesta

En un ataque o explosión de ira, la persona en cuestión, responde antes una injusticia o una ofensa percibida, y actúa de forma repentina y hasta violenta.

Se puede manifestar de diferentes maneras, insultando, gritando, arrojando objetos, golpeando cosas, hasta incluso, llegar a agredir a las personas implicadas en el hecho. Aunque la persona que se encuentra atravesando el ataque puede enojarse y enfurecerse con objetos o personas que desconoce o tiene un relación lejana, lo mas habitual es que se enfureza con las personas mas cercas a ella, y con los que más relación tienen (como pareja, cónyuges, padres, hijos, amigos, etc).

Ataque de ira

Causas

La ira se relaciona estrechamente con la acumulación de diversas emociones en el individuo, que no ha podido canalizar de la manera adecuada. A menudo, éstas emociones son generadas por creencias erróneas sobre la persona en cuestión, lo cual lleva a generar cierto grado de frustración y hasta un sentimiento de injusticia.

Algunos factores que pueden desencadenar la ira, pueden tener que ver con la misma persona. Debido a que siente ira de no poder cumplir con sus expectativas u objetivos en la vida, o de los demás.

En otras circunstancias, los cambios de la química del cerebro influyen de distinta manera (consumo de alcohol, anabólicos, esteroides, sustancias psicoactivas, etc) o hasta enfermedades clínicas o psiquiátricas, pueden ayudar a la aparición de los ataques de ira.

Formas de contener la rabia

Cuando una persona se encuentra enfadada, puede hacer frente a éstos sentimientos de diversas formas, como:

  • Expresión: La persona puede transmitir su enojo o ira. Puede variar la intensidad, desde una discusión razonable, a una explosión violenta.
  • Supresión: El individuo hace un esfuerzo por no expresar su ira, sino guardarla en sí mismo. Sin embargo, ésto puede ocasionar que se encienda la ira hacia la misma persona, o comience a expresarla mediante comportamientos agresivos.
  • Intento de tranquilización: La persona logra controlar su forma de comportarse (de manera externa) y las respuestas internas.  De ésta manera, puede llegar a la calma y dejar que los sentimientos negativos se desplomen.

Factores que influyen

La causa específica que produce el ataque de ira es desconocida, y varía mucho dependiendo la persona y su personalidad. Aunque el trastorno es asociado a algunos factores tanto ambientales como biológicos:

  • Factor del medio ambiente: En éste factor, el abuso tanto verbal como físico son comunes y se manifiesta en diversas familias. El sometimiento del individuo a éste tipo de situaciones a una edad temprana, aumentan la probabilidad de tener ésas mismas características de adulto.
  • Química del cerebro: Puede existir diferencias en el mensajero químico del cerebro que se encuentra mas habitualmente, en personas con trastorno de ira, conocido como serotonina.
  • Factor genético: Estudios revelan que puede existir un factor genético que predisponga a las personas a sufrir éstos ataques de ira.

Síntomas

Las personas que sufren el trastorno explosivo intermitente, pueden llegar a agredir a otras personas o hasta dañar sus objetos personales. Lo cual puede causar lesiones corporales, y daños en la propiedad.

La ira o rabia, por lo general, suelen tener una duración de 30 minutos aproximadamente, y pueden suceder en grupos o al estar separados.

El individuo, puede manifestarse irritable, agresivo, enojado o impulsivo.

Éstos episodios agresivos, pueden ir acompañados por:

  • Aumento de la energía
  • Saña
  • Irritabilidad
  • Hormigueo
  • Temblores
  • Pensamientos agresivos
  • Opresión en el pecho
  • Palpitaciones

Tratamientos

Los tratamientos para éste tipo de trastorno, no son completamente efectivos, pero ayudan de gran manera.

Existen un tratamiento que incluye tanto la psicoterapia, como la medicación en ciertos casos.

Psicoterapia

Sesiones de terapia, que pueden ser tanto individuales o grupales, le puede resultar útiles a la persona. Ya que la terapia cognitivo-conductual, sirve para ayudar al individuo a identificar condiciones o prácticas que pueden llevar a una respuesta combatiente.

También, éste tipo de terapia, enseña a las personas a controlar la ira mediante diferentes técnicas de relajación, meditación, y aprendizaje.

Medicación

Ciertos medicamentos, y dependiendo la persona, pueden ayudar en el tratamiento del trastorno de ira o rabia, como por ejemplo:

  • Antidepresivos
  • Agentes anti-ansiedad
  • Anticonvulsivos
  • Estabilizadores del estado de ánimo

Tipos de ataque de ira

Si se pierde el control regularmente, el individuo puede estar pagando un costo elevado para su salud. Debido a que podría aumentar su depresión, percepción del dolor, y hasta el riesgo de padecer alguna enfermedad del corazón.

Te mostramos los tipos de ira o tipos de rabia:

Reactiva

Frente a un insulto o injusticia, la persona reacciona de manera inmediata, sin razonar. Posiblemente gritando, o hasta dando portazos.

Una gran parte de las personas que padecen éste trastorno, reaccionan de ésta manera, ya que obtienen un resultado inmediato logrando satisfacción inmediata en el sujeto (aunque se pierde a largo plazo).

Por otra parte, las personas que tienen éste tipo de reacción, también sienten un gran sentimiento de culpa y verguenza por no lograr controlarse, o darse cuenta que pudieron herir a alguien.

Su salud es gravemente resentida, tras cada episodio. Lo cual se relaciona con un elevado riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

Pasiva – Agresiva

El común de las personas, suele expresar sus sentimientos negativos de ésta manera alguna vez. Aunque el problema radica a que lleva a una confrontación: por ejemplo hablar mal sobre una persona, sabotearla, en resumen, atacar de manera indirecta a otra persona.

Los individuos que sufren éste tipo de ira, pasan el mayor tiempo pensando en como fueron tratados de manera injusta, lo cual les provoca angustia tanto emocional como física, por lo consiguiente, aumento del dolor y también del sentimiento de ansiedad.

Evitativa

En éste tipo de ira, la persona actúa como si todo estuviera correcto, cuando en realidad, en su interior, no lo está.

El hecho de reprimir los sentimientos, daña la autoestima del sujeto, ya que lo hace sentir débil e incapaz. Lo cual puede contribuir a aumentar la depresión y hacer que se enferme de preocupación.

Además, la represión de la ira puede tener como consecuencia, diversos problemas cardíacos, digestivos y depresión.

Directa

La persona admite cuando tiene sentimientos de ira o rabia. Aunque no lo hace mediante una explosión verbal, sino que formula un enfoque más racional y respetuoso.

Este tipo de respuesta, sería la ideal, ya que es la forma mas eficaz de conseguir soluciones veloces pero sobre todo positivas.

Ataque de ira en niños

La ira, es una emoción que hace que los niños sientan enojo, resentimiento, irritabilidad o hasta furia, debido a alguna situación que no fué de su agrado o les produjo desilusión.

En un momento de ira, los niños pueden llegar a gritar, romper cosas, lanzar objetos o hasta pegar.

¿Como controlar el ataque de rabia en niños?

  • Mantén la calma: Los padres deben mostrar el ejemplo correcto, ante una reacción de rabia o ira del niño. De ésta manera, el niño verá en sus padres como mantener el control.
  • Enseñale a reconocer la ira: En el momento del ataque de ira, es muy dificil y casi imposible hablar. Pero luego del suceso, es recomendable hablar de lo sucedido, y preguntarle para que pueda lograr explicar por que se sintió así.
  • Enseñar otras formas de actuar: A veces los niños responden a una situación con ira, ya que no disponen de otros recursos o no saben como actuar de otro manera.  Ayudar al niño otras alternativas para solucionar sus problemas o sus angustias.
  • Librar tensiones: Es fundamental que el niño puede liberar tensiones, por ejemplo, mediante la práctica de deportes o alguna actividad de su gusto.

Ataque de ira en adolescentes

La adolescencia es una etapa donde la ira puede surgir fácilmente y de manera frecuente. Debido a que los adolescentes viven todo de manera muy intensa, aunque no sean consientes de las consecuencias que puede atraer eso.

Manejo de rabia en adolescentes

  • Aprender a diferenciar entre molestia o inconveniente.
  • Aprender a respirar profundamente, lograr alejarse de la situación y preguntarse “¿Por qué mi gran enojo?”
  • Hacer ejercicio con regularidad: Hacer ejercicio libera tensiones y estrés, a la vez que relaja la tensión del cuerpo y la mente.
  • Aprender a reconocer los factores que suelen desencadenar la ira.

¿Cómo controlar un ataque de ira?

Siempre es posible controlar la ira, mediante diferentes técnicas. Te mostramos un video donde explicamos cómo controlar un ataque de ira: